Encantadores acantilados esculpidos por el tiempo

Scogliere - Santa Caterina di Pittinurru - Cuglieri

Encantadores acantilados esculpidos por el tiempo

Miles de kilómetros de costa que nunca son iguales, extensiones de arena que se alternan con fantásticos promontorios rocosos artísticamente modelados por la fuerza del viento y del agua
la fuerza del mar y el calor del sol, las rocas están cargadas de energía

Una sorprendente galería de paisajes siempre diferentes. Este es el aspecto de la costa de la Isla. Extensiones de arena blanca o dorada, a veces centelleante de cuarzo o de color rosa. O tramos de suaves dunas vírgenes. O profundas ensenadas y sorprendentes acantilados moldeados por el viento y las olas en las formas más originales y extrañas. Acantilados, farallones, cavidades debido a la erosión son verdaderas instalaciones de arte sobre el mar, maravillas de la naturaleza a las que se puede llegar fácilmente en coche, moto o bicicleta. Son poco frecuentadas, como los promontorios solitarios que rodean los fascinantes faros de la Isla y las innumerables torres costeras. Siempre hay un lado resguardado donde encontrar la exclusiva terraza con vistas al mar, un rincón íntimo para disfrutar en libertad, lejos del bullicio de las playas. Para hacer un baño refrescante entre los ligeros reflejos de luz de las rocas o zambullirse desde los "balcones sobre el mar", rodeados de escarpados acantilados, pináculos y barrancos. Lugares tranquilos y de paz para presenciar amaneceres y atardeceres inolvidables, escuchando la música del mar.

Panorama di Capo Caccia - Alghero
Faro di Porto Cervo - Arzachena
Scogliere - Santa Caterina di Pittinuri - Cuglieri
en el noroeste, entre altos acantilados oscuros y barrancos a pico sobre el agua

Sube al extremo noroeste de Cerdeña: desde la torre de Capo Falcone, promontorio de esquisto muy oscuro - "la piedra de Stintino'- de cien metros de altura, a pico sobre el mar, te sentirás como suspendido, tu mirada dominará el Golfo de Asinara. A tus pies, la extensión de arena fina de la Pelosa. Alrededor el mar "de los siete colores". Bajando a lo largo del noroeste, te fascinarán los acantilados de Capo Caccia, dentro del parque de Porto Conte en Alghero: murallones verticales, donde se abren sugestivas cavidades, como las grutas de Neptuno. Más al sur, en Bosa, las rocas calizas se mezclan con el basalto dando forma a escenarios lunares, especialmente en Capo Marargiu, nido de buitres, y cerca de Bosa Marina, donde encontrarás una piscina natural de basalto: Cane Malu. Los acantilados de basalto y piedra caliza continúan a lo largo de la pintoresca costa de Cuglieri. Parten de Cabo Nieddu que, a menudo agitado por el mistral, domina el pueblo costero de Santa Caterina di Pittinurri. Aquí también podrás admirar un ejemplo muy raro de cascada que desemboca directamente en la costa: es el río Mannu que desemboca en el mar con una caída de cien metros. Y luego el famoso s’Archittu, arco de piedra caliza, una obra de la naturaleza que parece cincelada por el hombre.

Falesie di su Tingiosu - Cabras
Scogliera di S'Archittu - Santa Caterina Pittinurri
Pan di Zucchero  - Masua
acantilados de arenisca y farallones marcan el suroeste

La península de Sinis es el reino de la piedra arenisca. Un ejemplo espléndido son los acantilados de su Tingiosu, en el territorio de San Vero Milis, rodeado de hermosas playas, como s'Arena Scoada. Un espolón de granito cierra las inmensas extensiones de arena de la Costa Verde: es Capo Pecora, un paraíso para la pesca submarina. Casi en contacto con la costa hay minas donde la gente trabajaba incansablemente, ahora ruinas de arqueología industrial. El emblema es Buggerru, antiguo pueblo minero, que alterna entre playas y costas altas, incluyendo un espolón negro, el Nido dell’Aquila. En la costa iglesiente se levantan los más altos farallones del Mediterráneo, Pan di Zucchero (Pan de azúcar). Su color blanco-cerúleo destaca sobre el tono violáceo de la costa que tiene delante. Aparecerá en toda su grandeza al final del túnel en Porto Flavia, arquitectura minera futurista (en su época). Se puede llegar en barco o en canoa. La Isla de San Pietro es un oasis en el que la costa alta domina sobre los tramos de arena. Algunos tramos son "de película", como La Conca, impresionante muralla de traquita rojiza, y Le Colonne, símbolo de Carloforte, imponentes farallones basálticos, restos de la erosión marina.

Capo Malfatano - Teulada
faraglioni di Cea
Pedra Longa - Ogliastra
rocas rojas contornean la costa este

Dos promontorio caracterizan el extremo suroeste: Cabo Malfatano, en Teulada, una franja de tierra suspendida sobre el mar con hermosas calas, y el espectacular Capo Spartivento, el límite occidental de la costa de Chia (Domus de Maria). En los alrededores de Cagliari, un extraño acantilado parece arqueado por Lucifero: es la Sella del Diavolo. Te "subirás" con una emocionante caminata. Además de calzado de montaña, lleva una máscara y aletas, porque cada acantilado tiene su propio mundo submarino que explorar. Serán útiles en Capo Ferrato, en el territorio de Muravera, diseminado por calas solitarias y dominado por un antiguo faro. Las inconfundibles formas de pórfido rojo son una constante en el mar de Tortolì. Se destacan is Scoglius Arrubius, farallones "gemelos" que custodian la playa de Cea, y las famosas Rocas Rojas, junto al puerto de Arbatax, desde donde se puede salir a descubrir las calas de Ogliastra. Por mar y por tierra: es el territorio ideal para unas vacaciones tónicas en contacto con la naturaleza. La montaña está en contacto con el mar: aquí el anfiteatro calcáreo del Supramonte de Baunei da directamente al Golfo de Orosei, mostrando los monumentos naturales: Pedra Longa, de 300 metros de altura y a pico sobre el mar, la Aguglia de Cala Goloritzè, "pirámide" para escaladores profesionales y los acantilados de Punta Ispuligi, que separan los "paraísos" de Cala Mariolu y Cala dei Gabbiani.

Capo Testa - Climbing - Santa Teresa Gallura
Isola di Tavolara - San Teodoro
Roccia della tartaruga, Cala Ghjlgolu - Loiri Porto San Paolo
en el norte granitos con características naturales o que reflejan la luz de la luna

En Gallura domina el granito. El viento, las olas y el agua salada lo han alisado y moldeado a semejanza del mundo animal: ¿conoces la famosa roca del Oso en Palau o la roca en forma de tortuga de Cala Ghilghjolu en Loiri Porto San Paolo? Por cierto, frente al embarcadero surge del agua la inconfundible silueta de Tavolara, una montaña de granito que surge del mar entre islotes de esquisto y pórfido, Molara y Molarotto. En el fondo marino, nadarás entre margaritas de mar y gorgonias rojas y amarillas. Más al norte, en Golfo Aranci, merece tu atención Capo Figari, por sus sorprendentes puntos de buceo y rutas de senderismo. Enfrente se encuentra el islote de Figarolo. Una situación similar a la de Cala Capriccioli, cerca de Porto Cervo (Arzachena), donde la encantadora bahía se enfrenta al sugestivo islote de Mortorio. Las rocas moldeadas con formas particulares también son típicas de Capo Testa, en Santa Teresa Gallura, especialmente en Cala Grande-Valle de la Luna: el granito iluminado por la luz de la luna crea reflejos inimitables. De Gallura a Anglona, las rocas y los colores cambian. El nombre Isola Rossa, pueblo costero de Trinità d'Agultu y Vignola, deja presagiar el paisaje: es de color marrón rojizo, como los altos acantilados de traquita de Castelsardo, donde hay una escultura natural, la muy original roca del elefante.

Protagonistas de este artículo

Attrazioni e località citate