Pueblos perdidos y encontrados

Gairo Vecchio - Ogliastra

Pueblos perdidos y encontrados

No parecen abandonados, el alma de la gente revolotea entre las casas desiertas de los "pueblos fantasmas"
cautivados por el poder de la naturaleza

Desde el corazón de Ulassai el "sendero Maria Lai" sube la montaña hasta el cañón sa Tappara, sus paredes son un increíble gimnasio natural con más de cien rutas de escalada libre o free climbing, algunas fáciles para los principiantes, otras amadas por los escaladores expertos. La salida del cañón se abre al valle del Padru, dos pueblos fantasmas se asoman por sus lados opuestos, Gairo vecchio y Osini vecchio, abrumados por el destino común del abandono de las casas fragilizadas por los desprendimientos y corrimientos de tierra, tras días de lluvias incesantes. Después, el lento éxodo a costas más seguras, pero la nostalgia impulsó a los habitantes a volver a las viejas casas para cuidar las huertas y jardines. Ha pasado más de medio siglo desde entonces y los lirios y las calas siguen floreciendo, las rosas trepadoras cubren los muros de piedra seca, los árboles siguen dando frutos como recuerdo de la vida que una vez fue y que quizás volverá. En la "vieja" Osini algunas casas han sido restauradas y la campana de la iglesia renovada suena ocasionalmente en el valle.

Gairo vecchio - Ogliastra
Scorcio di Lollove - Nuoro
Osini vecchio - Ogliastra
los paisajes heridos recuperan la armonía y la belleza antigua

De un día para otro, las minas cerraron y se hizo silencio en los pueblos mineros que surgieron como hongos en las montañas y bosques de Cerdeña, a menudo muy cerca de mares hermosos. Una atmósfera poética ahora los envuelve, son las voces de los mineros que habitaron las humildes cabañas y lucharon a costa de sus vidas para dar dignidad y algo de seguridad al oscuro trabajo. Se puede llegar cómodamente en coche, pero es una emoción diferente y creciente si las foresterías y las opulentas mansiones modernas de los ejecutivos, las instalaciones de extracción y de lavado de los minerales esparcidos por el paisaje alrededor de los túneles llegan a ti poco a poco, por caminos que se pueden recorrer a pie, a caballo o en bicicleta. A veces son pequeños pueblos, como Monte Narba, cerca de Costa Rei y el Malacalzetta en Iglesias. Otros son de arquitectura particular, como el Argentiera que se extiende desde la montaña hasta la playa de la plata y que ahora se presta a acoger instalaciones de artistas contemporáneos. Otros, como el pueblo de Ingurtosu en las montañas de Arbus y el pueblo Rosas en Narcao, albergaban a miles de mineros con sus familias, tienen una escuela y una iglesia, una enfermería y un hospital, que en aquella época solían estar abarrotados.

Miniera dell'Argentiera - Alghero
Ingurtosu - Arbus
pequeños y hermosos, en espléndida soledad

Pequeños para siempre, dos anatemas los condenarán a seguir siéndolo, Rebeccu por la profecía de una princesa repudiada: "Nunca tendrás más de treinta casas", Lollove por la maldición de las monjas del antiguo convento excomulgado por su amistad con los pastores de la zona: "Serás como el agua del mar, nunca mostrarás crecimiento". Y permanecieron pequeños y detenidos en el tiempo, destinados por lo tanto al aislamiento y luego al abandono. Paseando por las pequeñas casas de piedra construidas alrededor de la iglesia se puede sentir todavía el misterioso encanto de sus viejas historias, Lollove ha conservado incluso el aura de un lugar dedicado al amor, como curiosamente recuerda su nombre. La magia de estos pueblos no termina en sus callejones, sino que continúa en los campos cercanos que guardan extraordinarias piedras milenarias de la cultura nurágica. En el campo de Orune, a poca distancia de Lollove, se descubre por casualidad una preciosa zona sagrada que data de hace tres mil años, el pozo de su Tempiesu; a pocos kilómetros de Rebeccu, en los campos de Bonorva, un testimonio de hace al menos cinco mil años, se encuentra entre las más antiguas de la civilización prehistórica del Mediterráneo, la hermosa necrópolis de sant'Andrea Priu.

Realmente no se necesita nada más para hacer una visita aquí.

Protagonistas de este artículo

Puntos de interés y localidades citadas

También le puede interesar